Planea tu viaje en coche

Antes de empezar las vacaciones de verano, planea tu viaje en coche con suficiente antelación y siguiendo una serie de consejos básicos. Por muy obvio que parezca, una buena planificación es clave antes de emprender la marcha. Recomendaciones que afectan tanto al vehículo como al conductor y a los ocupantes. Sugerencias, y también obligaciones, que debemos seguir para viajar en carretera, y que te contamos a continuación.

A la hora de planear tu viaje en coche, la primera consideración es fijar un destino. Una vez que esto está claro, se pueden utilizar distintas aplicaciones móviles para programar la ruta. La más habitual es Google Maps. Hay alternativas más evolucionadas como Viamichelin, que, además de programar el trayecto, ofrece información sobre las gasolineras, restaurantes o zonas de descanso que hay en la ruta. Además, proyecta los gastos del viaje, incluyendo los peajes o el consumo de combustible.

En este sentido, investiga tu ruta. Unas dosis de planificación, anticipándose a lo que te vas a encontrar en la carretera, ayuda a que en el viaje no se produzcan sobresaltos. Reduce el estrés al volante, sabiendo de antemano que carreteras vas a tomar y que paradas vas a realizar.

En otro orden de cosas, es importante no confiarse y ser prudente. Da igual que el viaje sea de Barcelona a Copenhague, o de Madrid a Valencia; sean 2.000 o 200 kilómetros, el coche debe estar preparado y revisado -no te olvides de mirar la presión de los neumáticos y el estado de los diferentes líquidos-. Tampoco conviene olvidar colocar correctamente el equipaje, así como asegurarse de que los menores vayan bien sujetos a los sistemas de retención infantil.

Descansa antes de conducir

Por obvio que parezca, planea tu viaje en coche con tiempo para que puedas estar descansado. Nunca hay que desestimar lo físicamente agotador que es un trayecto largo, sobre todo en las carreteras que no conoces o con tráfico denso. Y ojo, esto también va por los acompañantes: que estos estén «frescos», ayuda a evitar situaciones de estrés y peligro durante la ruta.

Enlazando con esto último, siempre que se pueda es importante que varios conductores se vayan alternando. Todos los organismos oficiales recomiendan que los viajes largues se dividan en turnos de conducción. Si no se puede, el consejo es pararse cada 200 kilómetros o dos horas a estirar las piernas e hidratarse, y si se necesita, repostar.

Otro de los trucos que te harán más llevadero el viaje es tomar comidas ligeras y beber agua. Evita, o retrasa, esa sensación de sopor y fatiga tan típica de los trayectos largos de las vacaciones. Por supuesto, evita ponerte al volante después de una comida copiosa. Y en los meses de más calor, las horas centrales del día.

El mejor viaje en coche: con antelación y sin prisas

Planea tu viaje en coche con antelación para evitar despistes. Un consejo para evitar olvidos importantes es hacer una lista con las cosas necesarias para la ruta y la estancia en tu destino. Víveres, medicinas, las llaves del apartamento, equipamiento personal (gafas de sol) o documentos oficiales (carné de conducir y DNI) son básicos en la organización de las vacaciones.

Por último: viaja sin prisas. Acaban de empezar tus vacaciones, y lo último que necesitas es fijarte una hora de llegada. Aunque tu navegador te indique una, esta es orientativa. Las vacaciones empiezan con el viaje. Disfruta de la ruta y la conducción. Mejor llegar 50 minutos más tarde de lo que tenías pensado que conducir con estrés.

Deja un comentario